(it-es) NO TAV: DONOSTIA, Paesi Baschi

Ieri 3 Marzo, una concentrazione di circa 30 individualità e persone di vari collettivi si è riunita nei pressi della stazione dei treni di Donostia (Paesi Baschi) per mostrare la propria solidarietà alla Val di Susa e a Luca. Ma ancora di più ci si è voluti sentire vicini all’ondata di azioni e mobilitazioni che sta avendo luogo in tutta Italia, nel tentativo che la rivolta superi le frontiere.

Per fermare il TAV.

Per abbattere questa società di dominazione.

Solidarietà agli arrestati il 26/1. Tutti liberi!

Forza Luca!

———————————————-

Ayer 3 de marzo nos reunimos unas 30 individualidades y miembros de distintos colectivos frente a la estación de Renfe en Donostia, para una concentración en solidaridad con Val di Susa y con Luca; y aún más para sentirnos cercanos a la oleada de acciones y movilizaciones que están ocurriendo en toda Italia, para que la revuelta se extienda más allá de cualquier frontera.

Para parar el TAV.

Para tirar abajo esta sociedad de dominación.

Solidaridad con los detenidos del 26/1. ¡Libertad!

¡Animo Luca!

———————————————-

EL TAV CONTINÚA SEMBRANDO MUERTE…

LA RESISTENCIA ESTÁ MÁS QUE NUNCA VIVA

El compañero Luca Abbá de Val Susa se encuentra gravemente herido después de caer desde un poste de alta tensión. Luca recibió una descarga eléctrica cuando un policía intentaba bajarlo por la fuerza. El estado de salud es grave por la descarga y la caída, que fue aproximadamente desde 10 metros de altura, y por el impedimento de la llegada de los servicios de emergencia por más de 40 minutos. Esto sucedió en el marco de las protestas contra nuevas expropiaciones en el valle en la mañana del 27 de febrero de 2012.

El proyecto del TAV es la destrucción de montes, bosques, campos, aldeas y acuíferos a lo largo y ancho de toda Europa. Es algo que empuja —como todas las dinámicas de esta sociedad capitalista— hacia el aislamiento y la ruptura de cualquier lazo que pueda haber entre las personas o entre los seres humanos y la naturaleza. Pero la autoorganización de la gente de Val Susa y de las personas solidarias (venidas desde toda Italia y otras partes del mundo) ha hecho que se desarrollasen nuevas relaciones humanas, que se vivieran intercambios de experiencias de lucha, que se practicasen la autogestión y la acción directa sin intermediarios de ningún tipo.

Unas relaciones y unas prácticas que han vuelto a tener puntos altos durante el verano de 2011 en ese valle situado en el noroeste de Italia, justo donde está previsto el pase de la línea Turín-Lyon del Tren de Alta Velocidad. Se trata, en particular, de la acampada conocida como «República Libre de la Maddalena», la cual ha visto una participación generalizada de la población, que ha sabido resistir a los numerosos ataques de parte de las fuerzas del orden, como —por ejemplo— el día del desalojo de la acampada. Ese desalojo dio origen a una manifestación masiva el 3 de julio durante la cual las fuerzas de ocupación no consiguieron proteger las obras de los ataques.

De hecho, lo que está pasando en Val Susa es una verdadera invasión militar, con un puesto de control tras otro por doquier y continuas represalias contra la población. Las obras son fortines que para ser ampliadas necesitan la expropiación de terrenos y la expulsión, manu militari, de cualquier tipo de resistencia.

El Estado italiano, como todos los demás Estados, defiende los intereses del Capital y teme lo que no consigue parar, es decir, la propagación de la solidaridad y la conexión con otras luchas que podría desembocar en una protesta generalizada que haría tambalear el dominio y la explotación. Por eso reprime y criminaliza en Val Susa, pensando que la lucha terminará, que después de las detenciones, las palizas y la típica diferenciación entre «buenos» y «malos», todos volverán a casa con las cabezas agachadas.

Pero la lucha se ha desbordado más allá del valle y más allá de las fronteras: a parte de las acciones cotidianas en Val Susa y en el resto de Italia —con cortes de carreteras, autopistas y vías del tren, huelgas, concentraciones, ocupaciones de universidades, enfrentamientos con la policía, etc.—, ya se ha escuchado hablar también de las primeras acciones en lugares como París, Lyon, Barcelona, Kiev…

Cada persona, con sus propias herramientas y saltándose la «cuestión de los números», puede echar arena al engranaje del TAV.

LA LUCHA NO TAV NO TIENE FRONTERAS!

A SARÁ DÜRA!!!!!

 

This entry was posted in azioni dirette and tagged , . Bookmark the permalink.